lunes, 9 de abril de 2007

Poemas para Niños - Mercedes Franco

La vida azul de los delfines

Ilustración: William Shimmel

La vida de los delfines
es azul y feliz.

Ondulan suaves entre las olas,

fuertes y claramente alegres.
El sol entra bailando
en el agua,
tantea sus cuerpos móviles.
Ellos suben en saltos de estrella
hasta el cielo encendido,
caen en regueros musicales,

ríen sus ojos infantiles

contra la luz
del aire,
juegan y se divierten
con la espuma
de la tarde brillante.

De noche hablan dormidos
mientras sueñan con torres y náufragos,

con faros y antiguas piedras,

con la oscura gente de los barcos,
que pasan por la noche azul
del mar.

Bolívar.

Ilustración: Felipe García

Sentí los pasos de Bolívar,
subí
con él a la montaña,
vi sus ojos nocturnos,
que buscaban
un alto en el camino,
un fuego humilde,
donde echarse a dormir
cuentos de islas y astros.

Sentí los hombros duros de Bolívar,
su cuerpo ágil, exacto,
sus manos de pájaro silvestre.

Yo fui tras él a la batalla.
Y vi un tropel de estrellas
tras el duro galope de su potro.

Su voz me toca aún
en cada paño de sabana,
y su recuerdo fulgura en las playas,

como un incendio lejano.



Abuelos

Ilustración: Tony Mendoza

Los abuelos son lentos como lagos.
Navegan en ellos viejos botes,
fantásticas canoas y hojas tristes,
tan grandes y tan frágiles sus voces.

Los abuelos son ríos bajos,
verdes pozas antiguas,
piedras pulidas de la orilla.

La arena espesa de sus ojos.
Las flores rotas que desgaja su risa.
La brisa tenue de sus manos.

Entre un cuento y el otro,
en su sonrisa de pañuelos
se ven encajes y adioses lejanos.

Mercedes Franco

2 comentarios:

gladys dijo...

Mercedes. hermosos tus poemas. esos delfines recorren entre danzas las salas de las aguas y los abuelos vuelan mariposa con su mirada.. Bravo con el florecer de tus poemas, cuentos y novelas. FELICIDADES.

Todo mi afecto y respeto,
Gladys Urbina

gladys dijo...

Todo mi afecto a mi ex profesora de Literatura Infantil querida Mercedes. A la que siempre lo será por ser la encaminadora de mis pasos hacia esta labor magica con los pequeños en tamaño pero grandes en sabiduria. A todos ellos y al niño interior que tenemos dentro. mil felicidades.
Gladys Urbina