viernes, 16 de noviembre de 2012

El arquero de la luna

 

Muy niño tomó la decisión de clavarle una flecha a la luna.
Casi todas las noches salía de su casa, en secreto, armado con su arco y sus flechas y apuntaba hacia arriba con mucho cuidado, con paciencia, con tesón, seguro de que algún día lo lograría.
Nunca consiguió llegar a la luna, pero se convirtió en el mejor arquero de la Tierra.


Casanova López



2 comentarios:

Carlos González dijo...

"Cuando un ser humano se encuentra con su corazón se convierte en indestructible, porque su ego trasciende el drama. y su alegría se libera."

La Danza de la Vida

Ce dijo...

Me gusta mucho este texto. La vida te da respuestas distintas a la soñada, dice Cioran. Un abrazo, Ce